Manuel Monleón, un grito pegado en la pared [documental, 2004]

Manuel Monleón Burgos (Valencia, 23 de febrero de 1904 – Mislata, 17 de agosto de 1976) fue  un cartelista y pintor brillante que en los años 20 y 30 desarrolló su mejor producción creativa; un hombre que adoraba tomar el sol y leer, bañarse en el mar y descubrir las nuevas utopías; un ser humano que amaba la libertad de hacer su propio camino.

Pertenecía a una familia humilde de agricultores de Andilla (Serrans) emigrados a la capital valenciana. Trabajó muy joven en una fábrica de abanicos, donde fue aprendiz del pintor miniaturista valenciano Mariano Pérez.

Desde 1929 se especializó en los carteles, formando parte de la vanguardia valenciana de la década de 1930. Durante la Segunda República española se interesó por la lengua auxiliar internacional esperanto. A través de los círculos esperantistas soviéticos, entró en contacto con la Asociación de Artistas de la Unión Soviética, entidad para la que elaboró una gran cantidad de retratos de personajes ilustres rusos. Publicó el libro Un idioma para el mundo proletario: el esperanto, con el pseudónimo de Manuel Burgos, y fue el primer presidente del Grupo Laborista Esperantista de Valencia.

En 1933 participó en la I Exposición de Arte Revolucionario y formó parte de la Unión Española de Artistas Proletarios. En estos años se decanta por el uso del aerógrafo y del fotomontaje, siendo uno de los primeros en utilizar los fotomontajes con fines propagandísticos e ideológicos. Sus carteles, realizados para el bando republicano durante la guerra civil española, son bastante punzantes, y fue considerado el principal artista gráfico de la guerra junto con Josep Renau Berenguer y Arturo Ballester.

Al acabar la guerra intentó huir de España por el puerto de Alicante, pero no llegó ningún barco. Fue detenido por las tropas italianas del general Gastone Gambara, e internado, primero, en el campo de concentración de los Almendros, y luego en el de Albatera. Después pasó por las cárceles de Carabanchel, Palencia y la Modelo de Valencia. Condenado a muerte, se le conmutó la pena y en 1943 fue liberado merced la Ley de Redención de Penas por el Trabajo.

Cuando salió de la cárcel trabajó un tiempo maquetando la revista Triunfo y luego fundó una empresa de publicidad con Antonio Castaños. Pero no se adaptó a la situación del país: “Del primer país que me llegue un contrato, me voy”. Y, en 1951, se marchó a Bogotá (Colombia), donde trabajó en una editorial y varias agencias de publicidad. En 1958 se fue a vivir a Caracas (Venezuela) y, finalmente, en los años 60 volvió a Valencia, donde dirigió una agencia de publicidad junto con su hijo Lenka. Poco después se instaló en Mislata, donde se centró en la pintura hasta que unas cataratas le impidieron continuar su trabajo.

Pulsa aquí para ver el vídeo

Título original: Manuel Monleón, un grito pegado en la pared
Año: 2004
Dirección: Valentí Figueres, Pilar Molina, Helena Sánchez
Guión: Helena Sánchez
Fotografía: Virginia Llopis
Reparto
Productora: Los Sueños de la Hormiga Roja
Sinopsis: Los aviones de Hitler bombardeaban Valencia mientras las imágenes de la Guerra Civil incendiaban las conciencias del mundo. Los pinceles de los artistas se toparon cara a cara con la batalla. En las paredes de las casas también había espacio para luchar. (FILMAFFINITY)

Anuncios

Ricardo Fornells (1895–1950), un veterano sindicalista al servicio del franquismo.

Ser Histórico

La vida de este prestigioso militante anarcosindicalista es un caso bien documentado de colaboracionismo con el bando ganador de la Guerra de España. Este vidriero y maestro de escuela, exiliado en Francia en 1939, fue uno de los organizadores de una trama de repatriación para todos aquellos que, para evitar las duras condiciones de vida enlos campos de concentración franceses que les había “acogido”, estaban dispuestos a integrarse en la Organización Sindical franquista.

UNA VIDA DE LUCHA

Ricardo Fornells Francesch (Barcelona, 1895–1950) era hijo de Raimunda y de Miguel. Tuvo la suerte de poder estudiar y cursar algunos años de Magisterio. Inteligente y buen orador, en 1914-1915 destacaba ya como prolífico publicista de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Por aquel entonces sustituyó a Jaime Aragó como maestro y secretario del Sindicato de La Pobla de Cérvoles (Lleida), tareas que lo llevaron a la cárcel.

En agosto de…

Ver la entrada original 3.740 palabras más

El coronel Mena (1878-1950): un pitillo, una orden y un ¡viva España Libre! cuando los obuses estallaban a los pies.

Este viejo coronel de bigote amarillento, gracejo en momentos de calma y enérgico en los de lucha, viva estampa de nuestros luchadores liberales del siglo XIX, se hizo muy popular durante la defensa de Madrid en los primeros compases de la Guerra de España.

Con su ayudante
Caminando junto a su ayudante, 15-11-1936. Fuente: El Sol.

Arturo Mena Roig nació en Cartagena (Murcia) el 2 de abril de 1878. Era hijo de un teniente coronel de Artillería. En 1906 se casó con Sofía de la Torre Carrión.

Ingresó en la Academia de Infantería en 1895 y, tras seguir los cursos abreviados que la situación en Cuba y Filipinas imponía, logró a final del año siguiente el empleo de segundo teniente. Sin embargo, no participó en aquellas campañas[1].

Fue en África donde tuvo su bautismo de fuego, permaneciendo allí casi ininterrumpidamente desde 1915 hasta 1925. Pasó por diversos destinos y logró condecoraciones; aunque debió de ser persona de salud delicada, pues en su hoja de servicios constan numerosas licencias por enfermedad. Sea como fuere, el 13 de febrero de 1929 alcanzó el grado de Teniente Coronel de Infantería.

joven bisnieta
Fuente: Mi otro yo, “Mi bisabuelo Arturo Mena Roig”, en https://esthermena.blogspot.com/2017/02/mi-bisabuelo-arturo-mena-roig.html

En 1931 causó baja en el Ejército. No era la primera vez. Estallada la Guerra de España pasó enseguida a mandar unidades de milicianos. Así, a comienzos de agosto de 1936 lo encontramos en una columna que había partido desde Tarragona y tomó las localidades aragonesas de La Zaida y Azaila.

Participó en el asedio al Alcázar de Toledo, y, a finales de septiembre, mandaba un grupo de milicianos de Cuenca, el batallón nº 2. En octubre lo encontramos en el frente de Madrid defendiendo el Puente de Toledo, en la carretera de Carabanchel. Solicitó el reingreso en el Ejército, que le fue concedido el día 16 de ese mismo mes con el rango de Coronel por méritos de guerra.

En Olías de Rey (Toledo), septiembre de 1936, dialogando con en comandante Ristori. Fuente: GEFREMA.
Con milicianos
Leyendo el diario acompañado de milicianos, finales de septiembre de 1936. Fuente: La Voz.
Miembros valencianos de la Columna Mena, también en Olías (Foto Marín). Fuente: https://toledogce.blogspot.com/2016/03/contraataque-republicano-sobre-toledo.html

La noche del día 17 llegó a su cuartel general, situado en Torrejón de Velasco (Madrid),un joven llamado Ángel María de Lera, recién nombrado Comisario de Guerra y asignado a su unidad. El futuro novelista nos dibuja un breve retrato del Coronel “Sena” en Las últimas banderas (1967), destacando su valor y su sentido del deber durante la víspera y el primer día de una contraofensiva sobre Illescas (imagen de cabecera), de donde tuvo que ser evacuado por una herida leve en la pierna.

A finales de noviembre, la Junta de Defensa de Madrid, a propuesta de Vicente Rojo, le asignó el mando sobre las columnas de Arce, Prada y Bueno para la defensa del sector que llegaba hasta Villaverde.

En febrero de 1937 participó en el Jarama al mando de la I Agrupación, en la zona de Arganda. A punta de pistola salvó de ser linchados a unos aviadores capturados al ser derribado su aparato.

Dialogando con el redactor Quilez Vicente, finales de noviembre de 1936. Fuente: Ahora.

A final de mes se hizo cargo de la Agrupación Autónoma de Extremadura-Sur del Tajo, cuyo cuartel general estaba el Cabeza del Buey (Badajoz). En mayo de 1937 dirigió un ataque fallido contra las posiciones enemigas situadas al sur de Toledo, con el apoyo de la 11ª División de Enrique Líster.

Tras la batalla de Madrid mandó la 61ª División y, más tarde, el VII Cuerpo del Ejército hasta agosto de 1937. A partir de ese momento fue perdiendo protagonismo. El 24 de abril de 1938 pasó a situación de disponible forzoso a las órdenes del Subsecretario del Ejército de Tierra, con residencia en Barcelona, y dos días más tarde se le requería para que se presentase con toda urgencia en la Comandancia Militar de Cataluña. En junio expresó se adhesión al gobierno de la República, no figurando ningún destino o cargo.

La gran firmeza en la defensa de las líneas de Madrid le dio popularidad; una fama alimentada, además, por sus excentricidades; por ejemplo, tener de mascota una mona llamada Catalina.

con mona abc
Aspecto de anciano, espíritu joven. Fuente: ABC.

Se adhirió al Partido Sindicalista de Ángel Pestaña. Tanto fue así, que ocupó junto a Eduardo Medrano un lugar destacado en la comitiva que acompañó el cadáver de Pestaña por las calles de Barcelona durante su entierro.

Fue pionero en crear batallones con grupos de diferente filiación política; sin embargo, las disputas entre facciones del bando republicano le impidieron conformar una columna completa de estas características.

Durante el conflicto solicitó su entrada en la logia Themis nº 13 de Barcelona, perteneciente a la Gran Logia de Catalunya. Fue encausado por el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo (sumario 777-44).

Terminada la guerra, se exilió en Montauban (Francia). Permaneció allí hasta que los alemanes, en 1940, registraron su casa. Decidió entonces marcharse a México, donde sobrevivió, entre otros trabajos, vendiendo plazas en el cementerio Panteón Jardín de la ciudad México.

Murió allí en 1950, a los 72 años.

Fuente: Real Academia de la Historia, en http://dbe.rah.es/biografias/77138/arturo-mena-roig
Su firma. Fuente: GEFREMA.

BIBLIOGRAFÍA

BARBA LAGOMAZZINI, Juan (2015):Hombres de armas de la República. Guerra Civil Española 1936-1939. Biografías de militares de la República.Madrid: Ministerio de Defensa.

CARROBLES, J.; MORÍN, J. [eds.] (2016): 1036-39. Toledo. Arqueología de la guerra civil española. Propuesta metodológica para el estudio de los Paisajes de la Guerra. Madrid: Audema.

DE PAZ SÁNCHEZ, Manuel (2004): Militares masones de España: diccionario biográfico del siglo XX. Valencia: Centro Francisco Tomás y Valiente UNED Alzira-Valencia, Fundación Instituto de Historia Social.

WEBGRAFÍA

MENA, Esther: Mi otro yo, “Mi bisabuelo Arturo Mena Roig”, en https://esthermena.blogspot.com/2017/02/mi-bisabuelo-arturo-mena-roig.html

SALAFRANCA ÁLVAREZ, Juan Ignacio: “Arturo Mena Roig”, en  http://dbe.rah.es/biografias/77138/arturo-mena-roig (consulta: 14-6-2019).

HEMEROGRAFÍA

Hemeroteca digital de la BNE (Solidaridad Obrera, La Libertad, El Pueblo, Ahora, La Voz y El Sol).

Hemeroteca digital La Vanguardia.

Hemeroteca digital ABC.


[1] El novelista Ángel Mª de Lera, en Las últimas banderas (1967), sí lo considera veterano de la Guerra de Cuba.

Buscan a Antonio Conejos, un cura que se hizo anarquista y predicó el ateísmo.

Ser Histórico

Lo buscan sus nietas. Una foto, alguna información que las ponga tras su pista. Por no tener, no tienen ni recuerdos. Sólo saben lo que les dijo su madre: “Está enterrado en algún lugar de la Bahía de Cádiz”. Y es que de este maestro de primera enseñanza, librepensador y anarcosindicalista, apenas conocemos nada; su nombre no aparece siquiera en los trabajos sobre represaliados en Cádiz.

Antonio Conejos Vicente, hijo de Rosa y Marcos, nació en Albentosa (Teruel) en 1877. Las primeras noticias que tenemos de él es que dedicó su juventud a la Iglesia.

Durante los últimos años de la Restauración y la Dictadura de Primo de Rivera fue perseguido por las autoridades por motivos que desconocemos. En un momento indeterminado se trasladó a Puerto Real (Cádiz), donde ejerció de maestro.

Al poco de proclamarse la Segunda República publicó un folleto titulado Derroteros de Evolución (1931)

Ver la entrada original 711 palabras más

Enrique Rueda, “Rodín”

Enrique Rueda López, veterano cenetista del Sindicato de la Metalurgia de Barcelona, Sección lampistas.

Según Íñiguez era andaluz. Aunque pronto se trasladó a Barcelona, donde aprendió y usó el catalán habitualmente. También se integró en la lucha obrera de la ciudad; fue uno de los organizadores de la huelga de metalúrgicos de Barcelona acontecida en 1910.

En 1912 lo encontramos en el Centro Obrero de la calle Ponent. Buen orador, participó en el gran mitin pro presos junto a Eduardo Barriobero, Bru Lladó y otros confederales. El 8 de agosto del año siguiente 1913 habló en un mitin en Sabadell con motivo de la huelga del ramo textil, así como en otros acontecidos en Terrasa, Manresa, etc.

Desde mediados de 1916 hasta marzo de 1917 fue miembro del Comité Regional de la Confederación Regional del Trabajo de Catalunya (CRTC), cuyo secretario era Francesc Miranda. Cayó preso en 1916, pero al año siguiente lo encontramos de nuevo mitineando.

Participó en el comité organizador del Congreso de Sants, en 1918, en que representó a los lampistas de Barcelona. Participó en su mitin final junto a Seguí, Pestaña y Ricard Fornells, subrayando la importancia de la mujer en el movimiento obrero.

En enero del año siguiente fue otra vez detenido a causa de la huelga de La Canadiense y trasladado al acorazado Pelayo. En 1920 lo encontramos en reuniones clandestinas en Barcelona en favor de la huelga de diciembre. Tomó parte entonces en el Pleno regional de Sindicatos organizado en la ciudad para discutir medidas que contrarrestaran la represión, donde se opuso enérgicamente a la propuesta de la Delegación de Badalona que planteaba la posibilidad de que cada vez que se asesinara a un militante de la CNT se secuestrara a cinco personalidades importantes de la población afectada. Al iniciarse el período represivo contra la CNT encabezado por Martínez Anido, en noviembre, volvía a ser miembro del Comité Regional del CRTC. A finales de año es deportado en el barco Giralda, que parte desde Barcelona a La Mola de Mahón (Menorca), junto Salvador Seguí, “El Noi del Sucre”, y 34 presos más.

Liberado, decidió apartarse de la lucha sindical y poco después se afilió al Partido Federal. Se presentó a las elecciones municipales de abril 1931 como candidato por el barrio de La Torrassa (L’ Hospitalet de Llobregat), saliendo derrotado. Repitió como candidato en las siguientes elecciones, pero desechó el proyecto al ser abucheado en diferentes actos y recibir una paliza por parte de un grupo de obreros.

Se adhirió al pestañismo. Cuando estalló el golpe de Estado de julio de 1936 se alistó en las milicias del PS y marchó al frente de Aragón en la Columna Medrano. Regresó a Barcelona en septiembre desde el frente de Huesca.

Imagen de cabecera. Acompañando a Pestaña en una visita al President Companys a finales de junio de 1937, durante la crisis de gobierno de la Generalitat. No tenemos la certeza absoluta de que sea él, pero es muy probable que así sea.

En enero de 1937, cuando se refunda el Comité Local del PS con el Regional, pasará a ser su vicepresidente. Acompañó a Pestaña en una visita al President Companys a finales de junio de 1937, durante la crisis de gobierno de la Generalitat. Ese año también fue redactor, administrador y director accidental de los periódicos voceros del PS en Cataluña: Hora Sindicalista y, su sustituto desde agosto, Mañana. En la portada de la primera edición de este último firmó un apasionado artículo titulado Yo acuso, en que denuncia a los generales sublevados como responsables de la guerra.

Colaboró también en las publicaciones La Voz del Pueblo de Tarrassa (1913),  El Obrero Moderno de Igualada (1917-1918), Solidaridad Obrera de Bilbao (1920).

Encarcelado tras la guerra, el 11 de abril de 1940 pasó a disposición del Tribunal de Responsabilidades Políticas de Barcelona.

FUENTES

– “Congreso del Partido Sindicalista. Sesión de la tarde”, La Vanguardia, 23-5-1937, Barcelona, p. 5.

– “El Partido Sindicalista en el frente”, La Vanguardia, 13-9-1937, Barcelona, p. 2.

“Informes sobre militantes de partidos políticos y sindicatos”. Archivo Histórico Nacional. FC-CAUSA_GENERAL, 1586, Exp.7.

– Memoria del Comité regional de Cataluña presentada en el Primer Congreso de la Federación Catalana del Partido Sindicalista. Centro Documental de la Memoria Histórica. PS-BARCELONA, 1470, 003.

– Circular del Comité de la Federación catalana del PS firmada por Francesc Callol a Enrique Rueda. Centro Documental de la Memoria Histórica. PS-BARCELONA, 1470, 008.

– BUENACASA, Manuel (1977): El movimiento obrero español, 1886-1926. Historia y crítica. Madrid: Júcar.

– ÍÑIGUEZ, Miguel (2008): Enciclopedia histórica del anarquismo español, vol. II. Vitoria: Asociación Isaac Puente.

– MANENT I PESAS, Joan (1976): Records d’un sindicalista llibertari català. Edicions Catalanes de París.

-PAGÉS BLANCH, Pelai: “Enric Rueda i López, Rodín”, en PAGÉS BLANCH, Pelai; MARTÍNEZ DE SAS, María Teresa [coords.] (2000): Diccionari biográfic del moviment obrer als Països Catalans. Barcelona: Universitat de Barcelona y Publicacios de l’abadia de Montserrat.

–  SANTOS SANTOS, María-Cruz (2012). Ángel Pestaña, Caballero de la Triste Figura. Sttutgart: EAE.

– Diccionari de Sindicats, Sindicalistes i de la Història del Moviment Obrer de Catalunya (dels orígens fins l’any 1939). En http://www.veuobrera.org (consulta: 26-5-2019).

Una calle llamada Ángel Pestaña

Pocos meses después de la muerte del leonés, la Federación Local barcelonesa de la CNT hacía llegar a sus camaradas de la Comisión de Gobierno Municipal una propuesta sindicalista para poner su nombre a la calle Sant Jeroni (San Jerónimo), que fue aprobada el 1 de diciembre de 1938.

Con motivo del primer aniversario de su fallecimiento, dentro de una serie de actos que conmemoraba su figura, el domingo 11 de diciembre de 1938, a mediodía, se descubrió la lápida con la nueva rotulación. Acudieron al acto sus compañeros  Palmer y Fornells, éste en representación del Comité Regional del Partido Sindicalista; Muñoz, por el Ayuntamiento de Barcelona; Miratvilles, que ostentaba la delegación del President de la Generalitat; Santaló, representante de las Cortes de la República; Joan Peiró, por la CNT; y, finalmente, el diputado Martí Barrera, en nombre del Parlament de Cataluña (“En el primer aniversario del fallecimiento de Ángel Pestaña”, Solidaridad Obrera, 13-12-1938, Barcelona, p. 2).

Solicitud cambio de nombre a c San Jerónimo

Solicitud de la CNT local a instancia del PS.

Solicitud cambio de nombre a c San Jerónimo (1)

Respuesta del grupo confederal municipal.

placa

Hoy la calle Sant Jeroni no existe, y en el lugar donde estuvo luce una placa que recuerda al berciano. En la Rambla del Raval, entre las calles Sant Martí y Sant Bartomeu.

En la ciudad de Valencia también renombraron la céntrica calle Don Juan de Austria, hoy zona comercial, que se convirtió en calle Ángel Pestaña hasta que terminó la guerra.

jaustria

Don Juan hoy

Calle peatonal Don Juan de Austria (Valencia).

En la calle San Francisco, 1, de Alicante, se ubicó el círculo obrero o sociedad de recreo La Unión a finales del s. XIX. Era un local con solera liberal y republicana conocido anteriormente como el Círculo de Artesanos (1863-1866), el Círculo Republicano (1868-1874) o el Nuevo Recreo Alicantino (1882-1886). Más tarde, tras ser el Círculo La Unión, pasó a llamarse casino La Alianza. La calle cambió de nombre por aclamación popular en 1896, pasando a ser la calle Sagasta. En diciembre de 1937, cuando murió el sindicalista del Bierzo, pasó a llamarse Ángel Pestaña hasta que las tropas fascistas entraron en la ciudad (https://alacantobrera.com).

plza-consittucion-alicante

Plaza de la Constitución, lugar donde arranca la calle San Francisco. Fuente: https://alacantobrera.com

Calle_de_las_Setas,_Alicante

Calle San Francisco, hoy.

Pero quizá el primer lugar donde se le dedicó una calle fue en la localidad murciana de Los Alcázares, cuyo Consejo Municipal, a propuesta del sindicalista Francisco Flores, acordó a primeros de enero de 1938 dedicarle la calle de la Feria (“Cómo ha honrado la memoria de Angel Pestaña el Consejo Municipal de Los Alcázares”, El Pueblo, 12-1-1938, Valencia, p. 3).

feria

Calle de la Feria

En Ponferrada, actualmente, hay una avenida Ángel Pestaña que enlaza con Santo Tomás de las Ollas, su lugar de nacimiento, hoy absorbido por la ciudad. Nos contaba el compañero Luismi García que un día hizo una encuesta informal por allí y los vecinos, en general, no tenían ni idea de quién fue ese tal Pestaña. ¡Y eso que da nombre también a un pabellón deportivo (?) de la zona!

av AP

Avenida Ángel Pestaña, en Ponferrada.

Calle AP

También hemos localizado en el mapa una calle Ángel Pestaña en Bembibre, El Bierzo, León.

En Barcelona, en el barrio de La Prosperitat, se ubica hoy una plaza con su nombre.

plaza ap

Plaza Ángel Pestaña, Nou Barris.

placa

Foto gentileza del historiador Fran Fernández.

prospe2

Entre la gente del casal se puede ver al sindicalista, preparado para coger el tren.

Azagra

Incluso posando junto al Azagra.

José Calvet y Tomás Bargés: Dos víctimas de los campos nazis.

En estos días en que las banderas, que todo lo envuelven, han tapado un homenaje de la Generalitat de Catalunya a las víctimas deportadas a Mauthausen, me han venido a la cabeza unos cuantos sindicalistas de Pestaña que pasaron por los campos nazis: Benigno Bejarano, Joaquín Cid, etc.

Menos conocidos son dos hombres que formaron parte del equipo de la Inspección General para la Evacuación de Heridos de Guerra junto a José Robusté, Francisco Gómez de Lara y Eduard Pond Prades, entre otros, y que logró evacuar a más de 10.000 enfermos, de un total de 20.000, desde los Hospitales de Sangre y de Campaña de Cataluña hasta la frontera francesa.  Pons Prades los cita en la mayoría de sus escritos; no quería que sus nombres se perdieran en el olvido:  Tomás Bargés Piñol y José Calvet Febrer.

En su recuerdo.

TOMÁS BARGÉS PIÑOL

Tras la toma de Siétamo, tras el coronel Villalba.

Natural de Monistrol de Montserrat (Bages, Barcelona).

Cuando comenzó el golpe de Estado de julio de 1936, fue uno de los jóvenes libertarios que se alistó en las milicias. El 27 de julio se marchó a Aragón junto a otros compañeros de partido para unirse a la columna del capitán de Artillería Eduardo Medrano. Entre ellos estaba José Robusté, futuro comisario general de la unidad, con quien coincidió de nuevo en el hospital La Alianza de Barbastro, adonde fueron trasladados por heridas tras la toma de Siétamo (Huesca), los días 4 y 5 de agosto de 1936. 

En el extremo izquierdo de la imagen, mientras el comandante Medrano informa al coronel Villalba de los detalles de la toma de Siétamo.

De vuelta en Barcelona participó en labores del partido, en concreto en una Asesoría Jurídica encargada de dar forma legal a las incautaciones. Lo encontramos también en el Congreso Regional del PS de Cataluña, celebrado en mayo de 1937.

A finales de 1937 Robusté fue nombrado subcomisario general de guerra en sustitución de Pestaña, gravemente enfermo, y Bargés se convirtió en su ayudante. ¡Y vaya si lo fue! Una noche, luchando de nuevo en el frente, aquél quedó herido en zona enemiga y fue rescatado por Tomás. También intervino en la liberación de Pons Prades, a punta de pistola, de su cautiverio en un chalet del SIM (inteligencia militar).

Tras terminar las labores de evacuación de heridos hasta la frontera francesa, pasó al país vecino. Cuando empezó la Segunda Guerra Mundial se enroló en el XIV Regimiento de Marcha de la Legión Extranjera del Ejército francés, donde fue nombrado oficial de morteros, operando en la región de Lorena, al oeste de la conocida línea de defensa Maginot.

Allí cayó prisionero tras la ofensiva alemana del 10 de mayo de 1940. Fue internado en un oflag o campo de prisioneros para oficiales franceses, de donde intentó escapar varias veces. Después fue trasladado al stalag o campo de prisioneros de Rawa-Ruska, en Ucrania, de donde desapareció.

JOSÉ CALVET FEBRER

José Calvet Febrer.

Nació en Benicarló (Castelló) alrededor de 1914.

Cuando empezó la Guerra Civil se marchó voluntario a Aragón. Según su hermana, no pertenecía entonces a ningún partido político, sino que su afiliación al PS fue gracias al contacto con Medrano y Robusté en la zona de Siétamo. Sin embargo, en los primeros compases del conflicto encontramos a un Calvet, de Benicarló, organizando una columna de la CNT-FAI para defender la zona y, llegado el caso, atacar Teruel, e intercambiando armas y municiones con militantes del PS llegados desde Barcelona.

Pasó por la Escuela de Guerra de Pins del Vallés (Barcelona), de la que salió con el grado de teniente. En la batalla de Teruel ascendió a capitán por méritos de guerra. Fue herido a causa de un bombardeo aéreo.

Tras la batalla del Ebro acompañó al secretario general del PS, José Sánchez Requena, en su viaje de regreso a Valencia por carretera.

Refugiado en Francia al terminar la guerra, se alistó en un Batallón de Marcha y luchó en la campaña contra los alemanes en 1939-1940. Hecho prisionero en junio, y tras pasar por varios campos franceses y alemanes, fue llevado al campo de Mauthausen (Austria). Quienes estuvieron con él afirmaron que era una persona alegre, optimista y solidaria; pero, mal curado de sus heridas de la Guerra de España, no soportó las malas condiciones de la reclusión y enfermó. Por ello fue trasladado por los SS, como el resto de prisioneros que caían enfermos, al komando (unidad de trabajo) del campo de concentración de Gusen I, anexo al campo principal de Mauthausen, donde murió el 15 de enero de 1942 a los 28 años de edad.

En 2016 el Ayuntamiento de Benicarló y la Asociación Amical de Mauthausen le rindieron un homenaje en su localidad natal.

José Calvet, a la derecha, junto a un grupo de milicianos castellonenses.

FUENTES:

– “Congreso del Partido Sindicalista. Sesión de la tarde”, La Vanguardia, 23-5-1937, Barcelona, p. 5.

– “Lista de valencianos deportados a campos de concentración nazis”, en #15MPEDIA. Disponible en https://15mpedia.org/wiki/Lista_de_valencianos_deportados_a_campos_de_concentración_nazis (Consulta: 16-5-2019).

– “Memoria del Comité regional de Cataluña presentada en el Primer Congreso de la Federación Catalana del Partido Sindicalista”. Centro Documental de la Memoria Histórica. PS-BARCELONA, 1470, 3.


– PONS PRADES, Eduard (1974): Un soldado de la República. Madrid: G. del Toro.

– PONS PRADES, Eduard (1995): Morir por la libertad. Españoles en los campos de exterminio nazis. Madrid: Vosa.

– PONS PRADES, Eduard (2005): Realidades de la Guerra Civil. Mitos no, ¡hechos! Madrid: La Esfera de los Libros.

– PONS PRADES, Eduard: “Francia: tierra de asilo. Retirada de Cataluña: 23 diciembre 1938 – 10 febrero 1939”, en Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Disponible en http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/literatura-y-cultura-del-exilio-espanol-de-1939-en-francia–0/html/ff70d45a-82b1-11df-acc7-002185ce6064_125.html (Consulta: 16-5-2019).

Jaime Cubedo, Pestaña y el teatro.

Lo poco que sabemos de la vida de este valenciano es que fue un hombre del teatro. Aparece en la prensa de 1930 como gerente de la compañía La Comedia y, más tarde, de otras como la Gámez-Domínguez Luna, Sánchez-Sansó, Balaguer-Pino, etc.  Consolidado en el mundo teatral, se hará cargo de los negocios de la actriz Estrellita Castro. Su esposa regentaba una pensión.

Ángel Pestaña

Amigo íntimo de Ángel Pestaña, en 1931 escriben juntos La Cárcel, drama moral dividido en tres actos que muestra las deficiencias del régimen penitenciario español, escuela de delincuentes, y que será representado en Madrid en octubre del año siguiente en el Teatro Español. En 1934 corrige al sindicalista leonés otra obra titulada Contrastes Sociales para darle mayor teatralidad. Su relación con Pestaña y el teatro nos aporta mucha información sobre los futuros componentes del Partido Sindicalista (PS), muchos de ellos autores de obras de teatro; por ejemplo, la cía. Gámez-Domínguez Luna representó Cada beso un delito, de Ángel de Gregorio; La viuda, de Benigno Bejarano; etc.

Afiliado a la CNT, arrastra a un grupo de gente del teatro (Fernando Collado, Marcos Cejudo, etc.) que organizan lo que será el Sindicato del Espectáculo en Madrid. Por otro lado, pertenece al Grupo de Educación Sindical, cuya sede estaba en la madrileña calle Flor Alta, 10. En este local da conferencias como “Un reportaje político-social” (28-5-1932) o “Los comités mixtos, la UGT y la CNT” (31-8-1932).

Cabecera del diario madrileño La Tierra.

En 1931 escribe en La Tierra; un año después, en mayo, es procesado por injurias a la Guardia Civil en un artículo titulado “La verdad sobre Navalmoral de la Mata. La fuerza pública desorientada dispara sobre tres inocentes criaturas”. También en 1932 colabora en Solidaridad Obrera de La Coruña. En fecha indeterminada entra a formar parte también de la Redacción del periódico CNT.

A comienzos de 1934 preside la comisión organizadora del PS en Madrid y mantiene fluida correspondencia con Pestaña. Cuando la edición de El Sindicalista sea trasladada de Barcelona a Madrid, será nombrado Redactor Jefe del periódico vocero del PS. Pasará también a ser miembro del Comité Nacional.

En 1936, elegido Pestaña diputado, se convierte en su secretario personal. Estallada la Guerra de España, el 2 de agosto acompaña al berciano durante una visita a los milicianos del frente de Somosierra para entregarles correspondencia y tabaco. Una granada les cae cerca y veintiún fragmentos de metralla acaban con su vida; mejor suerte corre Pestaña, herido levemente en una pierna. Algunas fuentes sitúan su muerte en el Alto de los Leones (Sierra de Guadarrama).

Su cadáver fue llevado a Madrid, al local del partido situado en la calle San Bernardo, 68 (Francisco Ascaso durante la guerra), donde fue velado hasta las 11 de la mañana del día siguiente. En el entierro, los milicianos sindicalistas le dieron guardia de honor y, ya en el cementerio, hicieron una descarga de fusilería. Pestaña le dedicó unas palabras exaltando su figura y su actuación política. Dijo que otro lo sustituiría, y cuando éste cayera habría otro:

Puede caer la mano que sostenga el fusil; el fusil ha de tener una mano que lo sostenga. La lucha contra el fascismo es dura y a muerte. Se presenta esta disyuntiva: ellos o nosotros. Defendámonos y a la vez aplastemos el fascismo. Que no haya cuartel; hay que obrar sin misericordia, sin sensiblerías impropias de luchadores. (“Ayer se verificó el entierro del camarada Jaime Cubedo”, El Liberal, 5-8-1936, Madrid, p. 10)

Dejó viuda y dos niños pequeños. A las 6 de la tarde del día 22 se celebró una función homenaje a Cubedo en el Monumental Cinema. Hablaron Pestaña y su correligionario Alfonso Vidal y Planas, y actuó después Estrellita Castro a beneficio de su mujer e hijos.

 

Alfonso Vidal y Planas (1891-1965), periodista, poeta, narrador y dramaturgo.

El batallón Jaime Cubedo se formó en Valencia a partir de voluntarios pertenecientes al PS y afiliados a la CNT. Salió de la ciudad el 17 de agosto y fue asignada a la columna Torres-Benedito.

Imagen de entrada: Estrellita Castro (1912-1983).


FUENTES:

  • Archivo Histórico Nacional. FC-AUDIENCIA_T_MADRID_CRIMINAL, 20, Exp.27.
  • ASENCIO GONZÁLEZ, Rafael: “La morena de mi copla”, en Tunae Mundi, 5-2-2014. Disponible en http://tunaemundi.com/index.php/publicaciones/sabias/7-tunaemundi-cat/358-morena-de-mi-copla (consultado el 18-4-2019).
  • COLLADO, Fernando (1989): El teatro bajo las bombas en la Guerra Civil. Tragicomedia de Actores, Figurantes, Políticos, Personajes y Personajillos. Madrid: Kaydeda Ediciones.
  • ÍÑIGUEZ, Miguel (2008): Enciclopedia histórica del anarquismo español, Vol. I. Vitoria: Asociación Isaac Puente, p. 470.
  • Hemerotecas ABC, Digital BNE, La Vanguardia.
  • El Sindicalista, 3-8-1936, Madrid.
  • Navío Anárquico. Asociación Isaac Puente. Disponible en:  http://navioanarquico.org/index.php/sangre/combate/C/240 (consultado el 18-4-2019).

Una nota autobiográfica de Juan López

Reproducimos una interesante nota autobiográfic de Juan López Sánchez (Bullas, Murcia 1900 – Madrid, 1972), obrero de la construcción, cenetista del sector más sindicalista y Ministro de Comercio durante el segundo gobierno de Largo Caballero.

Viene a confirmar que Ángel Pestaña redactó el borrador del Manifiesto de los Treinta, que apareció en L’Opinió de Barcelona, el 30-VIII-1931, y dos días después en el diario madrileño La Tierra.

 

Datos biográficos.

Escritos en la prensa obrera desde 1921. En casi todos los periódicos cenetistas que se han publicado en España, casi siempre con seudónimo. De los que recuerdo, los que usé con más frecuencia son: Noy, Juan de la Rosa, Juan de Tenas, Ovidio de Abajo, Lorenzo Cué (fuera de España, Lorenzo Valentín).

Fui director del semanario Acción de Barcelona, revista Mañana (1930), Sindicalismo (1932-1935), hice Combate Sindicalista (Valencia 1935-1936).

Durante la guerra fundé Fragua Social y fui redactor hasta el final de la guerra.

El texto Manifiesto de los 30 fue redactado por Ángel Pestaña, pero sirvió de base para su discusión; y la redacción definitiva la dieron Progreso Alfarache, Ricardo Fornells y Agustín Gibanel.

 

Notas manuscritas con apuntes biográficos de Juan López. Archivo General de la Región de Murcia, JLS, 999/1, 1/. Disponible en: https://archivoweb.carm.es/archivoGeneral/arg.mostrar_visor3?idses=0&id=2301874

En un mitin durante la Guerra Civil. Foto: Fernández Vega

Á. Pestaña (1920): El Terrorismo en Barcelona.

Fuente: PESTAÑA, Ángel (1934): Lo que aprendí en la vida. Madrid: M. Aguilar-Editor.

Ángel Pestaña no veía los toros desde la barrera. Ni mucho menos. La patronal catalana había puesto precio a su cabeza: Muntadas, miembro de la familia propietaria de La España Industrial, Sociedad Anónima Fabril y Mercantil, aportó 23.000 pesetas para eliminarlo; y Ramón Sales, carlista y presidente del Sindicato Libre, se encargó de la inteligencia. Pagaron a un vecino de la familia Pestaña, residente en la calle San Jerónimo 11, para poder establecerse en su casa con el fin de acribillarlo en la escalera.

   Por fortuna, Pestaña se había desplazado a Tarragona para dar una conferencia en el Coliseo Mundial. Era el 10 de enero de 1920. Tras el acto fue a cenar con buena parte de los compañeros asistentes, y al grupo se acercó un periodista del diario La Publicidad, que había seguido el acto, para informarles de que su director le había mandado un cable donde explicaba que el conferenciante había sido detenido en la frontera en posesión de dinero y documentación importante. El episodio, un tanto cómico, les permitió enterarse de que el Gobernador Civil de la provincia había ordenado su detención y la Policía andaba pisándole los talones, por lo que huyó de inmediato y permaneció escondido unos meses en una masía de un pueblo de la provincia. Todo lo cual, sin saberlo, lo puso también a salvo de los esbirros de la patronal.

   Pestaña abandonará la masía tras ser requerida su presencia por el Comité nacional para una reunión a fin de tratar algunos asuntos, entre ellos el viaje a Rusia. Para no ser descubierto por la policía se desplazó hasta la estación de tren vestido de payés, con blusa, faja, gorra de seda, alpargatas y un cesto de aves, y de esta guisa se plantó en la estación de Sants de Barcelona, donde lo esperaba Martí Barrera. De allí acudieron a cenar a casa de la compañera Francisca Saperas, donde les esperaba también Salvador Seguí.

      En su escondite escribió El Terrorismo en Barcelona, que salió a la luz en marzo de 1920, poco antes de que su autor emprendiera su viaje a Rusia. Es el primer número de una serie de folletos editados por el Centro de Estudios Sociales (CES) de Tarragona, impreso en la imprenta Gutenberg, proyecto colectivo que reunía en la capital catalana a un selecto grupo de cenetistas (Plaja, Aláiz, Tribó, Cinca y Barjau, entre otros), que retomó la publicación del diario anarquista Fructidor, órgano de las sociedades obreras de la provincia, y recibió, además, algunos encargos de la Organización.

La obra denuncia la confusión interesada de que algunos diputados habían hecho gala en el Parlamento, identificando el sindicalismo con el terrorismo; algo –según el autor— que hubiera dado risa si no fuera por el dolor y los males que generaba. Fue reeditada en 1978 por la editorial Calamus Scriptorius junto con El sindicalismo en Cataluña, conferencias transcritas de Pestaña y Seguí.

Bibliografía:

DE LERA, Ángel María (1978): Ángel Pestaña. Retrato de un anarquista. Barcelona: Argos Vergara.

FOIX i CASES, Pere (1957): Apòstols i mercaders. Quaranta anys de lluita social a Catalunya. México: Edicions de la Fundació Sara Llorens de Serra.

SORIANO JIMÉNEZ, Ignacio Clemente (2016):L’anarquisme a Tarragona (1917-1924). Formós Plaja i Carme Paredes. Tarragona: Publicacions Universitat Rovira i Virgili.

Se puede descargar la obra en http://www.cervantesvirtual.com/buscador/?q=%C3%A1ngel+pesta%C3%B1a

Imagen de entrada: Cubierta del folleto, elaborada por Hermoso Plaja.